Democracia Constitucional

"Muestro los fundamentos del Estado democrático porque me parece el más natural y el que más se aproxima a la libertad e igualdad que la naturaleza concede a cada individuo". Spinoza

PRINCIPIOS FAVORABLES PARA LA LIBERTAD Y LA PROSPERIDAD, por Thomas Jefferson

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — May 23, 2017 @ 3:29 pm

“Me alegra esta oportunidad de someter los arduos asuntos de nuestro gobierno a la sabiduría reunida de la Unión. Por mi parte, haré todo cuanto esté en mi poder para informar al juicio legislativo, y para llevar a fiel cumplimiento ese juicio. La prudencia y moderación de vuestras discusiones promoverán, dentro de vuestros propios muros, aquella conciliación que tanto favorece la decisión nacional, estimulando con su ejemplo, entre nuestros miembros, aquel progreso de opinión que tiende a unirlos en objeto y voluntad. Que todos puedan quedar satisfechos con su orden singular de cosas no debe esperarse, pero me consiento la agradable certeza de que el gran cuerpo de nuestros ciudadanos concurrirá cordialmente en esfuerzos honestos y desinteresados, cuyo objeto es preservar los gobiernos estatales, y el general, en su forma y equilibrio constitucional, mantener la paz exterior y el orden y la obediencia a las leyes en el interior, para establecer principios y prácticas de administración favorables a la seguridad de la libertad y la prosperidad, y para reducir los gastos a aquellos necesarios para los propósitos útiles del gobierno.”

* * * * * *

Conciudadanos del Senado y la Cámara de Representantes:

Es una circunstancia de sincera satisfacción para mí que al reunirme con el gran consejo de nuestra nación pueda anunciarle, dentro del margen de certeza razonable, que las guerras y problemas que durante tantos años han afligido a nuestras naciones hermanas han acabado llegando a su fin, y que las comunicaciones de paz y comercio se abren una vez más entre ellas.

NO ES LA FALTA DE BRAVURA LO QUE NOS LLEVA A BUSCAR LA PAZ, SINO EL DESEO CONCIENZUDO DE DIRIGIR NUESTRAS ENERGÍAS A LA MULTIPLICACIÓN DE LA RAZA HUMANA, Y NO A SU DESTRUCCIÓN

Al tiempo que agradecemos devotamente al Ser benéfico, que se ha complacido en inspirarles el espíritu de conciliación y perdón, nosotros debemos agradecerle con peculiar gratitud el hecho de que nuestra propia paz se haya visto preservada durante una estación tan peligrosa, pudiendo tranquilamente nosotros cultivar la tierra y practicar y mejorar aquellas artes tendentes a incrementar nuestras comodidades.

También prevalece entre nuestros vecinos indios un espíritu de paz y amistad; y me complace informarles que los esfuerzos continuados por introducir en ellos los utensilios y la práctica del faenado agrícola y las artes domésticas no han carecido de éxito; que se hacen más y más conscientes de la superioridad de esta dependencia en cuanto a ropas y vituallas sobre los precarios recursos de la caza y la pesca; y podemos anunciar ya que en vez de esa constante disminución de su número, producida por sus guerras y sus carencias, algunos comienzan a experimentar un aumento de población. (más…)

DIFERENTES RAZAS, SEXOS Y TALENTOS, PERO IGUALES DERECHOS, por Thomas Jefferson

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — December 31, 2016 @ 12:36 am

“No hay nadie que desee más que yo ver completamente disipadas las dudas que yo mismo he abrigado y expuesto sobre el grado de entendimiento que les ha otorgado la naturaleza [a los negros], y descubrir que a este respecto son nuestros iguales. Las expresé, por tanto, con grandes vacilaciones; pero sea cual fuere el grado de su talento, éste no constituye medida de sus derechos. Sir Isaac Newton era superior a otros en entendimiento, lo que no le hacía dueño de sus personas o propiedades. Durante la primera sesión celebrada bajo el gobierno republicano, la asamblea aprobó una ley destinada a la prohibición perpetua de la importación de esclavos. Esto detendrá en alguna medida el crecimiento de ese gran mal político y moral, permitiendo que mientras tanto las mentes de nuestros conciudadanos maduren en la voluntad de lograr una completa emancipación de la naturaleza humana. [También] las mujeres están sujetas a un injusto yugo. Donde la fuerza es la ley, el sexo fuerte se impone al débil. Sólo la civilización devuelve a la mujer el disfrute de su natural igualdad. Es lo que inicialmente nos enseña a someter las pasiones egoístas, y a respetar en otros los derechos que valoramos en nosotros mismos”.

* * * * * *

Muchos millones [de negros] han sido traídos a América, y otros han nacido aquí. Desde luego, la mayoría se ha visto confinada a tareas agrícolas, en sus propias casas y compañías, pero muchos han estado en posición de aprovechar la conversación de sus amos, muchos fueron también instruidos en artes manuales, y debido a esas circunstancias estuvieron siempre ligados a los blancos.

Muchacho negro esclavo.

SI UN HOMBRE FUERE ESCLAVIZADO, PERDERÁ DE CIERTO LA MITAD DE SU VALÍA

Algunos han recibido educación liberal, todos han vivido en países donde las artes y las ciencias se cultivan en grado considerable, y todos han tenido a la vista muestras de los mejores libros hechos fuera.

Sin ventajas de este tipo, los indios trazarán a menudo figuras sobre sus páginas no carentes de dibujo y mérito. Esbozarán un animal, una planta o un territorio, como para probar la existencia de una semilla en sus mentes que sólo requiere cultivo. Nos asombran con golpes de la más sublime oratoria, que prueban la fuerza de su razón y su sentimiento, el brillo y altura de su imaginación.

Pero no he podido hasta ahora encontrar un negro que expresase un pensamiento por encima del nivel más prosaico, o el más elemental rasgo de pintura o escultura. En música están generalmente más dotados que los blancos, con oído exacto para la afinación y el tiempo, y han sido capaces de imaginar un pequeño instrumento [el banjar, origen de la guitarra]. (más…)

¿ES POSIBLE ESTABLECER UN ESTADO LIBRE EN UN PAÍS CORRUPTO?, por Nicolás Maquiavelo

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — January 9, 2016 @ 1:35 pm

“Después este procedimiento se volvió perniciosísimo, una vez corrupta la ciudad, porque solicitaban las magistraturas no los que tenían más virtud, sino los que ostentaban mayor poder, y los que no eran poderosos, aunque fueran virtuosos, se abstenían de demandarlas por miedo. Cualquiera que desee o necesite reformar el modo de gobierno de una ciudad, si quiere que el cambio sea aceptado y mantenido con satisfacción general, precisa conservar al menos la sombra de los usos antiguos, de modo que al pueblo no le parezca que ha cambiado el orden político, aunque de hecho los nuevos ordenamientos sean totalmente distintos de los pasados, porque la mayoría de los hombres se sienten tan satisfechos con lo que parece como con lo que es, y muchas veces se mueven más por las cosas aparentes que por las que realmente existen. Y esta regla debe observarse por todos los que quieran cancelar el antiguo modo de vida de una ciudad y acostumbrarla a un vivir nuevo y libre”.

* * * * * *

Me parece que no queda fuera de propósito, ni disconforme con el anterior discurso, considerar si en una ciudad corrupta se puede conservar un gobierno libre ya existente o, en el caso de que no existiera, establecerlo.

ES NECESARIO PROCEDER SEGÚN EL GRADO DE CORRUPCIÓN

Respecto a esto, diré que es muy difícil hacer tanto lo uno como lo otro, aunque es casi imposible dar reglas, pues es necesario proceder según el grado de corrupción; a pesar de todo, como es bueno razonar acerca de todas las cosas, no voy a dejar ésta de lado.

Partiré del supuesto de una ciudad corruptísima, donde se incrementen al máximo las dificultades, porque no hay leyes ni órdenes que basten para frenar una universal corrupción. Pues así como las buenas costumbres, para conservarse, tienen necesidad de las leyes, del mismo modo las leyes, para ser observadas, necesitan buenas costumbres.

De Roma podemos aprender muchas cosas, como que la corrupción se infiltra poco a poco, si los cambios en las leyes y en la vida civil no van de la mano.

Además de esto, los ordenamientos y las leyes hechos en una república en sus principios, cuando los hombres eran buenos, ya no resultan adecuados más tarde, cuando se han vuelto malos. Y si las leyes cambian en una ciudad según los acontecimientos, los ordenamientos no cambian nunca, o raras veces, de donde resulta que las nuevas leyes no bastan, porque las estropean los ordenamientos que han permanecido inmutables. (más…)

EL ARTE DE SER LIBRE, por Alexis de Toqueville

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — October 11, 2015 @ 3:04 pm

“Nunca se repetirá bastante que nada hay más fecundo en maravillas que el arte de ser libre; pero nada asimismo tan duro como el aprendizaje de la libertad. Los pueblos se adormecen en el seno de la prosperidad momentánea, y cuando se despiertan son miserables. No hay duda de que el momento de conceder derechos políticos a un pueblo que se haya visto privado de ellos hasta entonces, representa un momento de crisis, crisis a menudo necesaria, pero peligrosa siempre. La libertad nace de ordinario entre tormentas, se establece trabajosamente y con discordias civiles, y sólo cuando ya es vieja se pueden conocer sus beneficios.”

* * * * * *

Después de la noción general de la virtud, no sé de ninguna tan bella como la de los derechos; mejor dicho, estas dos nociones se confunden. La noción de los derechos no es más que la noción de la virtud introducida en el mundo político.

NO HAY GRANDES HOMBRES SIN VIRTUD NI GRANDES PUEBLOS SIN RESPETO A LOS DERECHOS.

A través de la noción de los derechos han definido los hombres lo que eran libertinaje y tiranía. Iluminados por ella, todos pudieron mostrarse independientes sin arrogancia, y sometidos sin bajeza. El hombre que obedece a la violencia se doblega y se rebaja; pero cuando se somete al derecho de mando que reconoce en su semejante, se eleva en cierto modo por encima mismo del que le manda.

La libertad nace de ordinario entre tormentas, se establece trabajosamente y con discordias civiles, y sólo cuando ya es vieja se pueden conocer sus beneficios.

No hay grandes hombres sin virtud, ni grandes pueblos sin respeto a los derechos; sin respeto a los derechos no hay sociedad, pues ¿es ésta, acaso, una reunión de seres racionales e inteligentes unidos únicamente por la fuerza? (más…)

DE LOS DIPUTADOS O REPRESENTANTES, por Jean Jacques Rousseau

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — October 3, 2015 @ 3:25 pm

“Tan pronto como el servicio público deja de ser la principal preocupación de los ciudadanos, prefiriendo prestar sus bolsas que sus personas, el Estado está próximo a su ruina. ¿Se hace urgente combatir en su defensa? Pagan soldados y se quedan en casa. Si tienen que asistir a la asamblea, nombran diputados que los reemplazan. A fuerza de pereza y de dinero cuentan con un ejército para servir a la patria y representantes para venderla. En una ciudad bien gobernada todos recurren a las asambleas; bajo un mal gobierno nadie da el menor paso para concurrir a las mismas, ni se interesa por lo que allí se hace, ya que se prevé que la voluntad general no dominará y que al fin los cuidados domésticos lo absorberán todo. Los diputados del pueblo no son ni pueden ser representantes; son únicamente sus comisarios, y no pueden resolver nada en definitiva. Toda ley que el pueblo en persona no ratifica es nula; vale decir, no es una ley. El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña; lo es sólo mediante la elección de los miembros del Parlamento; tan pronto como éstos son elegidos cae en su condición de esclavo, no es nada. El uso que hace de su libertad en los cortos momentos que la disfruta es tal, que bien merece perderla. Sea lo que sea, tan pronto como un pueblo se da representantes deja de ser libre y, además, de ser pueblo.

* * * * * *

LOS MALOS CIUDADANOS, A FUERZA DE PEREZA Y DE DINERO, CUENTAN CON UN EJÉRCITO PARA SERVIR A LA PATRIA Y REPRESENTANTES PARA VENDERLA

Tan pronto como el servicio público deja de ser la principal preocupación de los ciudadanos, prefiriendo prestar sus bolsas que sus personas, el Estado está próximo a su ruina. ¿Se hace urgente combatir en su defensa? Pagan soldados y se quedan en casa. Si tienen que asistir a la asamblea, nombran diputados que los reemplazan. A fuerza de pereza y de dinero cuentan con un ejército para servir a la patria y representantes para venderla.

Retrato de Rousseau.El tráfico del comercio y de las artes, el ávido interés del lucro, la molicie y el amor a las comodidades, sustituyen los servicios personales por el dinero. Se vende una parte de su ganancia para aumentarla con más facilidad. Dad dinero y pronto estaréis entre cadenas. La palabra finance [finanzas, mundo financiero] es palabra de esclavos; resulta desconocida en la ciudad. En un país verdaderamente libre, los ciudadanos hacen todo por sí mismos: con sus brazos y no con el dinero. Lejos de pagar por librarse de sus deberes, preferirían pagar por cumplirlos. Creo considerarme muy alejado de las ideas vulgares; me resultan las jornadas del trabajo de los tiempos del feudalismo menos contrarias a la libertad que las tasas e impuestos. (más…)

PREFIERO LA LIBERTAD CON RIESGO A UNA CÓMODA SERVIDUMBRE, por Thomas Jefferson

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — September 19, 2015 @ 11:21 am

“Alimentad, pues, el espíritu de nuestro pueblo, y mantened viva su atención. No seáis demasiado severos con sus errores, pero exigidle mediante la ilustración. Tan pronto como dejen de prestar atención a los asuntos públicos, vos y yo, el Congreso y las Asambleas, los jueces y los gobernadores, nos convertiremos todos en lobos. ¿Qué país podrá preservar sus libertades si sus gobernantes no son advertidos de cuando en cuando de que el pueblo conserva su espíritu de resistencia? Dejad que cojan las armas. ¿Qué significan unas pocas vidas perdidas en un siglo o dos? El árbol de la libertad debe ser refrescado de cuando en cuando con la sangre de patriotas y tiranos. Es su abono natural”.

* * * * * *

Esperaba que los tumultos de América produjesen en Europa una opinión desfavorable sobre nuestro régimen político. Pero no ha sido así. Por el contrario, el pequeño efecto de esos tumultos parece haber creado mayor confianza en la firmeza de nuestros gobiernos. Que el pueblo se haya puesto de parte del gobierno ha tenido un gran efecto sobre la opinión aquí.

EN CUANTO EL PUEBLO DEJE DE PRESTAR ATENCIÓN A LOS ASUNTOS PÚBLICOS, SUS GOBERNANTES SE CONVERTIRÁN EN LOBOS

Estoy convencido de que la sensatez del pueblo constituirá siempre el mejor ejército. Podrá descarriarse en algún momento, pero pronto se corregirá. El pueblo es el único censor de sus gobernantes; e incluso sus errores tenderán a hacer que éstos se adhieran a los verdaderos principios de su institución. Castigar tales errores de modo demasiado severo sería suprimir la única garantía de la libertad pública.

Jefferson estaba convencido de que las sociedades que vivían sin gobierno, como las indias, disfrutaban en general de un grado de felicidad infinitamente mayor que las que vivían bajo la maldición de los gobiernos europeos.

El modo de evitar esas interposiciones irregulares del pueblo es proporcionarle una información completa de sus asuntos a través de los periódicos públicos, procurando que penetren en toda la masa popular. Como la base de nuestros gobiernos es la opinión del pueblo, su primera finalidad debe ser mantener ese derecho, y si me incumbiese decidir entre un gobierno con periódicos o periódicos sin un gobierno no vacilaría un instante en preferir lo segundo. Pero todo hombre debería recibir esas publicaciones y ser capaz de leerlas.

Estoy convencido de que las sociedades que viven sin gobierno (como las indias) disfrutan en general de un grado de felicidad infinitamente mayor que las que viven bajo los gobiernos europeos. En las primeras la opinión pública ocupa el lugar de la ley, y controla la moralidad tan poderosamente como podría lograrlo la ley en cualquier parte. En las segundas, pretendiendo que cumplen exigencias de gobierno, sus líderes han dividido las naciones en dos clases, una de lobos y otra de ovejas. No estoy exagerando. Es un cuadro fiel de Europa. (más…)

SE DENOMINA DEMOCRACIA, por Tucídides

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — July 6, 2015 @ 11:45 pm

“Tenemos un sistema político que no imita las leyes de otros sino que servimos más de modelos para unos que de imitadores de otros. En cuanto a su nombre al no ser objetivo de su administración los intereses de unos pocos, sino los de la mayoría, se denomina democracia y, de acuerdo con las leyes, todos tienen derechos iguales en sus pleitos privados; en lo que hace a la valoración de cada uno, no es preferido para intervenir en los asuntos públicos más en razón de pertenecer a un grupo determinado que por sus méritos, ni tampoco, en lo que hace a la pobreza, es un obstáculo lo obscuro de su reputación, si puede beneficiar a la ciudad. Somos los únicos que a quien no participa de ninguno de los asuntos públicos lo consideramos no despreocupado, sino inútil, y lo cierto es que sólo nosotros decidimos o examinamos con rectitud los asuntos, sin considerar un daño para la acción las palabras, sino más bien el no informarse mediante debate antes de emprender lo que se debe ejecutar. También en eso nos comportamos de manera distinta; en los demás la ignorancia produce osadía, la reflexión vacilación. En lo que respecta a la generosidad somos opuestos a la mayoría, pues conseguimos nuestros amigos no cuando recibimos favores sino cuando los hacemos. Y somos los únicos en ayudar sin reservas a cualquiera más que por un cálculo de intereses, por la confianza que nace de la libertad.” 

* * * * * *

Tenemos un sistema político que no imita las leyes de otros sino que servimos más de modelos para unos que de imitadores de otros.

EN DEMOCRACIA SE ACTÚA LIBREMENTE, TANTO EN LOS ASUNTOS PÚBLICOS COMO EN LOS PRIVADOS

En cuanto a su nombre al no ser objetivo de su administración los intereses de unos pocos, sino los de la mayoría, se denomina democracia y, de acuerdo con las leyes, todos tienen derechos iguales en sus pleitos privados; en lo que hace a la valoración de cada uno, no es preferido para intervenir en los asuntos públicos más en razón de pertenecer a un grupo determinado que por sus méritos, ni tampoco, en lo que hace a la pobreza, es un obstáculo lo obscuro de su reputación, si puede beneficiar a la ciudad.

Por preferir luchar y aguantar antes que salvarse, escaparon a la vergüenza de la fama, pero afrontaron con su cuerpo la empresa, y se marcharon más en el apogeo de la gloria que del temor.

Actuamos libremente no sólo en las actividades públicas, sino que incluso en los recelos mutuos que se originan con el trato cotidiano, no nos enfadamos con el prójimo si hace su gusto, ni ponemos mala cara, lo que si no es un castigo, sí es penoso de ver. (más…)

LA UNIÓN EN LA DIFERENCIA, por Thomas Jefferson

Categoría: ABECÉ DE LA DEMOCRACIA — June 27, 2015 @ 8:29 pm

“Hacer de nosotros una nación en los asuntos externos, y mantenernos diferenciados en los domésticos, constituye el perfil de la división adecuada de competencias del gobierno general y de los gobiernos particulares. Pero para permitir que la cabeza federal ejercite idóneamente las competencias a ella conferidas, debería organizarse como los particulares, distinguiendo el poder legislativo, ejecutivo y judicial. Veo que el Congreso ha cambiado su división de los Estados occidentales, proponiendo hacerlos menos numerosos y más grandes. Esto implica invertir el orden natural de las cosas. Un pueblo dócil puede ser gobernado aunque su número sea grande; pero el gobierno debe ser menor cuanto más se desvíen de esa docilidad. Vemos en qué pequeñas divisiones se ven obligados los indios a reducir sus sociedades. Podríamos haber logrado que los Estados occidentales quisieran permanecer unidos a nosotros, administrando honestamente sus intereses, para su propio bien. Pero el momento en que los sacrifiquemos a los nuestros les parecerá mejor gobernarse a sí mismos. Tan pronto como lo decidan quedará zanjada la cuestión. Una conexión a la fuerza ni nos interesa ni está dentro de nuestras competencias”.

* * * * * *

Hacer de nosotros una nación en los asuntos externos, y mantenernos diferenciados en los domésticos, constituye el perfil de la división adecuada de competencias del gobierno general y de los gobiernos particulares. Pero para permitir que la cabeza federal ejercite idóneamente las competencias a ella conferidas, debería organizarse como los particulares, distinguiendo el poder legislativo, ejecutivo y judicial. El primero y el último están ya separados. Lo mismo debería suceder con el segundo.

Cuando estaba en el Congreso, propuse a menudo a sus miembros llevarlo a cabo, convirtiendo el comité de los Estados en un comité ejecutivo durante la vacación del Congreso, y al reanudar el período de sesiones nombrar un comité que recibiese y despachase todas las cuestiones ejecutivas, de manera que el Congreso mismo sólo interviniera en temas legislativos. Pero me pregunto si un Congreso (y mucho menos de un modo completamente satisfactorio) puede autonegarse lo bastante como para llevar a cabo esta distribución. Por consiguiente, debe imponérsele la distribución. (más…)